POEMAS- CUENTOS - RELATOS - BIOGRAFÍAS - CANCIONES - VIDEOS - GRANDES AUTORES - POETAS -

"Queremos que cada palabra ilumine tu rostro, roce tu alma, te eleves y echemos juntos a volar"




ROZANDO EL ALMA: GRUPO CASIOPEA LITERARIO


viernes, 30 de octubre de 2009

ANA MILENA PUERTA (biografía y algunos poemas)





Breve reseña biografíca

nació en Cali, Colombia en 1961.  Estudió comunicación social en la Universidad del Valle, Publicidad en la Academia de Dibujo Profesional y Postgrado de Gerencia para las Artes, en el Instituto Departamental de Bellas Artes. Ha publicado:
ACTO DE PALABRAS, poemario, 1986. Ediciones Embalaje, Museo Rayo
A CONTRAPELO, poemario, 1994. Ediciones Universidad del Valle
GALAXIA TRISTE, poemario, 2002. Colección Escala de Jacob. Ediciones Universidad del Valle
HISTORIAS DE VIDA, relatos testimoniales, 2004. Médicos Sin Fronteras – Bélgica.
DE PARTE DEL AMOR Y DE LA GUERRA, Universidad Nacional, 2007. 

DISTINCIONES:
Premio Internacional de Poesía Erótica año 2000, Fundación Plexus.
Mención en el Concurso de Cuento El Brasil de los Sueños (1) , IBRACO 2007. (El cuento: CARNAVAL EN ILHÉUS O CURRAMBA DO JANEIRO )

POEMAS


GUERRERAS URBANAS
Somos muchas
las que arañamos desde niñas
las murallas de las buenas costumbres,
las que impedimos que se nos esculpiera,
las fugadas de una mirada paterna,
de la ceja alzada por la sociedad,
de lo fatuo
y del cuarto rosado con barbies.
Somos muchas las que hablamos
con una voz propia
que no pudieron arrebatarnos,
las que gozamos multiorgasmos
- esa cosa que no debimos pronunciar -
las que no nos rendimos
a ocupar el lugar asignado
y ocultar el estallido que somos,
la imprudencia que somos,
la incomodidad que somos.
Porque somos innumerables
las que aprendimos
a ser guerreras de nuestra historia
y a fabricarla a nuestro amaño.


SOBRE LOS DULCES CANSANCIOS
Hombre de la medida justa
para mis caderas,
recipiente de todos los temblores
de mi cuerpo,
madera antigua, de fino roble,
erecto.
Volcán de lava que me siembra
hacedor de los dulces cansancios,
la ondulación de mi vientre,
de mi piel estrecha y concreta.
Navégame, marinero alucinado,
navégame y viérteme luego
en tus manos.
Soy todos los frutos
y tú
todos los labios.
Bebámonos.

 



DE LOS NAVEGANTES I
Húmeda,
intacta,
labial,
te recibo.
Acúñame
- esculpe tu marca -
pero no te quedes.
Que exista la posibilidad
de otro encallamiento.

EL GRAN DESEO
Voy a violar el mar
y con mi vela a contrapelo
le rasgaré la arena
para dejar mi huella
de amazona loca
en cada concha.

Frenética
navegaré en sus olas
arañando crestas de espuma
y sorbiendo hileras de algas
hasta saciarme
y envuelta de brisa
tenderme en la playa.


ADENTROMAR
Y no te quites nada.
Que las telas se arrumen
y que el nudo
provoque contorsiones
que humedezcan
y estorben
con la intensidad necesaria
para destruir el tejido
y traspasar la piel.

No te gires.
No te vuelques.
Todo te será dado desde adentro.

jueves, 29 de octubre de 2009

FRASE DEL DÍA


"Hay casos en los que no podemos juzgar, ya que la diferencia entre el bien o el mal es solo un punto de vista."

ARAUJO SERRANO
 

miércoles, 28 de octubre de 2009

OPUESTOS por MABEL DÍAZ


Una mesa extensa y espejada
ávidas miradas se reflejan
Ojos de buitres
donde los ángeles
jamás pudieron
posar sus alas.
Bocas aduladoras.
Palabras resueltas
salen de sus labios.
Entre tantas manos ampulosas
un anillo se destaca
sudando con intensidad
el frío brillo del oro.

En otro lugar, otra mesa
se nota que ha sido agrandada
en reiteradas ocasiones.
Una mano desnuda
hunde el cucharón en la olla
platos de lata
miradas mansas
saliva amarga
esperan con respeto
el magro alimento
antes de saciar el hambre
rezarán.
La dura realidad de la pobreza
los golpea día tras día
sienten la necesidad
de pedir perdón
por los pecados

HUELGA DE PALABRAS (cuento) por PATRICIA TORRES


Huelga de palabras

Por esos aspectos que uno no alcanza a entender…, mientras un sol radiante despuntaba en el cielo, las palabras se colgaron de las sogas, de los alambrados, de los cables, de las ramas de los árboles y se declararon en huelga.
Permanecieron flotantes, hamacándose con la brisa, sintiendo la calidez del sol y la frescura del viento, mientras el pobre escritor las buscaba en forma desesperada.
Miraba en las puntas de las biromes, en el trazo grueso de las fibras, en las huellas que ya no dejaban los lápices, en el repiquetear apagado de los teclados, pero, no aparecían.
Ellas no pensaban regresar, se sentían felices en presencia de unas vacaciones plenas, insólitamente increíbles y totalmente espontáneas.
El poeta furioso las buscaba sin aliento, recurriendo a todos los trucos por demás utilizados en otras oportunidades. Antes que nada llamó a las musas que nunca se habían rehusado a acudir en su ayuda, aunque ahora, era diferente, tampoco ellas poseían siquiera un vocablo, entonces, todavía algo confiado en algunas artimañas infalibles hasta el momento, intentó no perder el control.
Respiró la noche, introduciéndose en ella, aunque, ni en esa forma divisó a una sola letra suspendida. Acudió a los lagos, se inundó de luna, contempló el cielo convirtiéndose en cómplice de una coloración luminosa e invasiva que se apoderaba de todo, bebió el elixir mágico que hacía girar su cabeza llenándolo de ideas y emociones, pero nada.
Arribó a la montaña,
trepó a los astros,
se empapó de rocío,
se exaltó en la tormenta,
vivenció desamparos, tristezas, furias
y ninguna palabra piadosa salió a su encuentro.
Se hundió en pantanos,
se revolcó en los charcos,
se incendió en los volcanes,
visitó podredumbres,
sin agua ni aliento se arrastró en los desiertos,
se sintió cansado, concilió sueños profundos…
en los que divisó sus formas.
Despertó renaciente entre cantos y trinos,
recobró la calma y respiró aliviado,
nada más fue importante,
ya que en un papel gastado,
con sangre en su dedo que brotaba de un anhelo,
escribió ciegamente, con impotencia y deseo,
con un dolor renaciente y gimiendo en un eco:
“sin ustedes soy nada, y en la nada me entierro”.
Apiadándose de él, todas las letras arrepentidas corrieron a su encuentro, regocijadas en un amor flamante, purificado y sonoro. Invadieron al poeta y socorrieron su pena, empujándose apuradas, abrieron las jaulas con todas las llaves, liberaron pesares, sensaciones y duelos, anidaron en su alma para correr por sus venas y resurgir, impetuosas, de su mano derecha.

(del Libro: "Rozando el Alma")

LAS SOMBRAS por LILIANA SAVOIA


LAS SOMBRAS


Caen, sin aviso,
desplomándose con fuerza
como espejo roto en un río
Nos acompañan en silencio
sin molestarnos siquiera
fragmentándose opacas, sin brillo,
nos siguen fieles,
imperturbables.
Se superponen
abrazándose al abismo,
como amasijo de nosotros
reflejos enigmáticos
espejos del paraíso.
Las miramos asombrados
como si nunca hubieran existido,
les hacemos muecas
jugamos al teatro chino.
Arlequines grotescos
alargados como pinos
Sombras,
recortes de seres anónimos
aplanados en el piso,
un universo paralelo
que gira sobre sí mismo

(del Libro: Rozando el Alma)

lunes, 26 de octubre de 2009

ORIETTA LOZANO (reseña biográfica y tres poemas)


Breve reseña biográfica
 Es una poetisa colombiana, nacida en Cali, 1956. Su obra irrumpió en el ámbito de la poesía del país hacia los años 80 con fuerza y originalidad expresivas, con la frescura renovadora de un lenguaje cargado de erotismo y misterio. Se desempeñó por varios años como directora de la Biblioteca del Centenario de su ciudad natal. Sus textos han sido traducidos en parte al inglés, francés y portugués, así como seleccionados en distintas antologías nacionales e hispanoamericanas. Participó en distintos festivales de poesía en Francia, Estados Unidos y Colombia.
Obtuvo el Premio Nacional de Poesía 1986 con «El vampiro esperado» y ganó además el concurso Mejor poema erótico colombiano.

Entre sus publicaciones se destacan: «Fuego secreto» 1980, «Poesía para amantes», «Memoria de los espejos» 1983, «El vampiro esperado» y «Agua ebria», traducido al francés.

RITUAL SECRETO
Amante mío, estoy desnuda, más fresca que el agua azul

para tu noche de amor.
Cada extremo de mi boca,
cada esquina de mis miembros
se apresuran como ágiles peces

hacia tus tibias aguas.
Amante mío, yo deseo la mordedura de tus dientes
y me encamino temblorosa hacia cada uno de tus dedos,
me detengo a mirar tu cuerpo a través de oscura cerradura
e incontenible deseo se posa en mis húmedos senos.
Por tí se escapa la sequedad de mi boca,
mi mirada de brújula perdida en tus rincones,
floto voluptuosa en tus profundas aguas
y me abro como flor nocturna a tu plácida noche.
Mi cuerpo, fiesta fértil y lasciva.
Paséeme solitaria, desnuda ante tu noche,
siémbrame semillas olorosas a sal.
Mírame desnuda
con la hermosa sospecha
que mi vientre será fértil a tu salada lluvia.
Mi caverna, tibia y silenciosa, guarida perfecta
de tu solitario cuerpo,
Mi boca es suave entre tus dientes,
mi lengua, pájaro que anida en tu boca.
Por mi carne fluye sudor de hierro
y me prendo
como alga marina a tu confuso mar.
Soy la obra inconclusa
con infinitas posibilidades para un final.
Me entrego fácil a tus brazos,
con el misterioso encanto de un ritual.



DANZA

Qué voz hace crujir el vestido de seda
de esta noche y entreabrir los muslos tiernamente
y desnudar su espalda de mujer?
Parece ser el canto ebrio de bacantes
o el susurro lejano de una viuda
o la lluvia entrecortada de una novia.
¿Qué voz extraña hace que el perro se levante y dance,
y la luna galope en el lomo de un caballo,
y el lago abra su ojo cristalino más que nunca?
¡Levántate, amor! La noche espera ser ungida
de vinos y perfumes,
sacrificada como una diosa frágil
entre los brazos de la tierra.

DÍA

El sol se enreda en mis pestañas,
y tú asistes al rito cotidiano del agua y del espejo,
henchido, vaporoso, con tu rostro esculpido de sueño
y de deseo,
como si fueras a un congreso de dioses azulados,
o al territorio de esperma del poeta.

El día danza complaciente y tu garganta sin sonido
como un espejo mágico, brindando el sí desnudo a mí
pregunta.
Tú buscas incansable el color de mi tristeza,
el agua matutina entre mis dedos,
el control de la luz sobre mi cuerpo,
las horas que se yerguen como caballos musicales.
Yo palpo mi deseo tirada como una fruta seca
y me interno entre los fragmentos que va
dejando el día.
La ruta de cigarras fluye circundada de atardecidos cantos.

FRASE DEL DÍA

"La ocasión hay que crearla, no esperar que llegue"
FRANCIS BACON

viernes, 23 de octubre de 2009

FRASE DEL DIA

"Todas las batallas en la vida sirven para enseñarnos algo, inclusive aquellas que perdemos."
PAULO COELHO

jueves, 22 de octubre de 2009

FRASE DEL DÍA

"LA VIDA ES SIMPLEMENTE UN MAL CUARTO DE HORA FORMADO POR MOMENTOS EXQUISITOS"
OSCAR WILDE

miércoles, 21 de octubre de 2009

FLOR ALBA URIBE (poetisa colombiana)

Poeta y ensayista colombiana nacida en Leticia, Amazonas en 1943.

Es correctora de estilo en diferentes impresos de circulación nacional y sus escritos han aparecido en diarios y revistas nacionales y extranjeros, así como en antologías poéticas y de narrativa.
Su obra poética es esencialmente romántica y sensual. Obtuvo "Mención de honor" con su poema «Erótica» en el Primer concurso Internacional de Poesía Erótica celebrado en Sao Paulo, Brasil, en 1993.
Ha incursionado con éxito en el cuento y la novela con títulos destacados como «Nubia y su mercenaria virginidad», «Lecturas de medianoche y «Narraciones eróticas.
Como ensayista ha publicado, entre otros, «La mujer en la obra de García Márquez y «La mujer en la obra de Pablo Neruda».
De su obra poética merecen destacarse «El bailarín negro» y «Erótica».
Falleció en al año 2004.

DELICTIA CARNIS

Voy por tu cuerpo
con la avidez                                                  

gozosa
de un lobo que demarca
su nuevo territorio,
preciso tu latido,
tu miel,
tu levadura,
el tacto que me brinda
paraísos contrarios.
-Tu piel,
con su fragancia
de tierra lloviznada,
transpira como un niño
que juega entre la niebla-.
Con manos
como olas,
con labios
como insectos,
con el abrasado viento
de mínimas palabras
me aferro
a tus costados,
deambulo
por tu cuerpo,
convoco en tus fronteras
el solapado fuego.
Y, así,v de toque a beso,
de humedad a silencio
te creces en ternura,
te viertes
en codicia,
aprendo de tus manos
mi resplandor más hondo,
y bebo
en tu saliva
mis sales y mi aroma.



AMANTES

Ascendente marea creciendo en lenta fiebre
los amantes se buscan y enlazan dulcemente,
como árboles que avanzan,
cumpliendo su destino de incendiada epidermis.

De pie son dos espadas que luchan tercamente
por distraer la muerte,
tendidos son dos ríos fluyendo hacia el instante
que anula la sellada consigna del olvido.
Y si el mundo, impaciente,
se sale de sus goznes, estalla o se disuelve,
los amantes lo ignoran, apenas necesitan
el canto de su sangre,
su vida recobrada en húmedas batallas
y las pequeñas muertes en cada despedida.


CONSEJOS DE AFRODITA

A la hora del amor llega desnudo,
desnudo y puro,
como quien vive su muerte y resucita.
Besa
hasta que sean de piedra tus labios

y tu lengua.
Acaricia
hasta que palidezcan los tigres camorreros.
Entrégate
con la avidez del sediento en la taberna,
con fervor, con pavor,
no retrocedas.
Y en la batalla de labios y de huesos,
en la apretada urdimbre de dos cuerpos
baja cantando, como un minero iluminado,
para cavar muy hondo entre dos muslos.





FRASE DEL DÍA

El arte es el placer de un espíritu que penetra en la naturaleza y descubre que también ésta tiene alma.

Auguste Rodin

lunes, 19 de octubre de 2009

MARIO BENEDETTI (3 poemas)

ROSTRO DE VOS
Tengo una soledad
tan concurrida
tan llena de nostalgias

y de rostros de vos
de adioses hace tiempo
y besos bienvenidos
de primeras de cambio
y de último vagón.
Tengo una soledad
tan concurrida
que puedo organizarla
como una procesión
por colores
tamaños
y promesas
por época
por tacto y por sabor.
Sin un temblor de más,
me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten
con mi rostro de vos.
Estoy lleno de sombras
de noches y deseos
de risas y de alguna maldición.
Mis huéspedes concurren,
concurren como sueños
con sus rencores nuevos
su falta de candor.
Yo les pongo una escoba
tras la puerta
porque quiero estar solo
con mi rostro de vos.
Pero el rostro de vos
mira a otra parte
con sus ojos de amor
que ya no aman
como víveres
que buscan a su hambre
miran y miran
y apagan la jornada.
Las paredes se van
queda la noche
las nostalgias se van
no queda nada.
Ya mi rostro de vos
cierra los ojos.
Y es una soledad
tan desolada.



TE QUIERO
Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos

te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia
si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos
tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro
tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía
si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos
y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero
y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola
te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso
si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.


ASUNCION DE TI
Quién hubiera creído que se hallaba
sola en el aire, oculta,

tu mirada.
Quién hubiera creído esa terrible
ocasión de nacer puesta al alcance
de mi suerte y mis ojos,
y que tú y yo iríamos, despojados
de todo bien, de todo mal, de todo,
a aherrojarnos en el mismo silencio,
a inclinarnos sobre la misma fuente
para vernos y vernos
mutuamente espiados en el fondo,
temblando desde el agua,
descubriendo, pretendiendo alcanzar
quién eras tú detrás de esa cortina,
quién era yo detrás de mí.
Y todavía no hemos visto nada.
Espero que alguien venga, inexorable,
siempre temo y espero,
y acabe por nombrarnos en un signo,
por situarnos en alguna estación
por dejarnos allí, como dos gritos
de asombro.
Pero nunca será. Tú no eres ésa,
yo no soy ése, ésos, los que fuimos
antes de ser nosotros.
Eras sí pero ahora
suenas un poco a mí.
Era sí pero ahora
vengo un poco a ti.
No demasiado, solamente un toque,
acaso un leve rasgo familiar,
pero que fuerce a todos a abarcarnos
a ti y a mí cuando nos piensen solos.


Hemos llegado al crepúsculo neutro
donde el día y la noche se funden y se igualan.
Nadie podrá olvidar este descanso.
Pasa sobre mis párpados el cielo fácil
a dejarme los ojos vacíos de ciudad.
No pienses ahora en el tiempo de agujas,
en el tiempo de pobres desesperaciones.
Ahora sólo existe el anhelo desnudo,
el sol que se desprende de sus nubes de llanto,
tu rostro que se interna noche adentro
hasta sólo ser voz y rumor de sonrisa.
Puedes querer el alba
cuando ames.
Puedes
venir a reclamarte como eras.
He conservado intacto tu paisaje.
Lo dejaré en tus manos
cuando éstas lleguen, como siempre,
anunciándote.
Puedes
venir a reclamarte como eras.
Aunque ya no seas tú.
Aunque mi voz te espere
sola en su azar
quemando
y tu dueño sea eso y mucho más.
Puedes amar el alba
cuando quieras.
Mi soledad ha aprendido a ostentarte.
Esta noche, otra noche
tú estarás
y volverá a gemir el tiempo giratorio
y los labios dirán
esta paz ahora esta paz ahora.
Ahora puedes venir a reclamarte,
penetrar en tus sábanas de alegre angustia,
reconocer tu tibio corazón sin excusas,
los cuadros persuadidos,
saberte aquí.
Habrá para vivir cualquier huida
y el momento de la espuma y el sol
que aquí permanecieron.
Habrá para aprender otra piedad
y el momento del sueño y el amor
que aquí permanecieron.
Esta noche, otra noche
tú estarás,
tibia estarás al alcance de mis ojos,
lejos ya de la ausencia que no nos pertenece.
He conservado intacto tu paisaje
pero no sé hasta dónde está intacto sin ti,
sin que tú le prometas horizontes de niebla,
sin que tú le reclames su ventana de arena.
Puedes querer el alba cuando ames.
Debes venir a reclamarte como eras.
Aunque ya no seas tú,
aunque contigo traigas
dolor y otros milagros.
Aunque seas otro rostro
de tu cielo hacia mí.

MARIO BENEDETTI (biografía)


RESEÑA BIOGRAFÍCA
Nació en Paso de los Toros, Departamento de Tacuarembó. el 14 de septiembre de 1920.

Es un excelente poeta, novelista, dramaturgo, cuentista y crítico. Se ha desempeñado como Director del Departamento de Literatura Hispanoamericana de la Facultad de Humanidades y Director del Centro de Investigación Literaria en La Habana.
Realizó varios trabajos hasta que en 1945 se dedicó al periodismo.Logró un gran éxito con sus libros poéticos y narrativos, desde Poemas de la oficina, 1956 y Montevideanos, 1959,por el retrato social y la crítica, de índole ética, que el escritor planteaba. Publicó posteriormente: El país de la cola de paja, 1960, y dos novelas importantes. La tregua, 1960, historia amorosa, de fin trágico, entre dos oficinistas, y Gracias por el fuego, 1965, una crítica más amplia de la sociedad nacional, con la denuncia de la corrupción del periodismo como aparato de poder.
Escribió una novela en verso: El cumpleaños de Juan Ángel, 1971, así como cuentos fantásticos: La muerte y otras sorpresas, 1968.
En la novela Primavera con una esquina rota, 1982, tomó el tema del exilio.
Entre su obra poética rscribió: La casa y el ladrillo, 1977; Vientos del exilio, 1982; Geografías, 1984; Las soledades de Babel, 1991. En teatro, Pedro y el capitán, 1979, y en ensayo, libros como Crítica cómplice, 1988; El desexilio y otras conjeturas, 1984.
En 1997 publicó la novela Andamios, autobiográfica. En 1998, La vida, ese paréntesis (poesía) y en el mes de mayo de 1999 obtuvo el VIII Premio de Poesía Iberoamericana Reina SofíaEn 1999 publicó el séptimo de sus libros de relatos, Buzón de tiempo, integrado por treinta textos. Y Rincón de haikus.
En marzo de 2001, obtuvo el Premio Iberoamericano José Martí en reconocimiento a toda su trayectoria literaria.
Mario Benedetti fallece el día 17 de mayo de 2009 en Montevideo, a los 88 años.

FRASE DEL DÍA

Gran parte de la vitalidad de una amistad reside en el respeto de las diferencias, no sólo en el disfrute de las semejanzas
James Fredericks

miércoles, 14 de octubre de 2009

GIOCONDA BELLI (biografía y tres poemas)


Reseña biográfica

Nacida en Managua (Nicaragua) en el año 1948,siguió a Ernesto Cardenal y a Claribel Alegría que habían inaugurado una nueva visión de sentir la poesía y de renovar las letras de su país. Gioconda Belli, en su primer libro,Sobre la grama (1974), sorprendió con sus poemas eróticos,en los que el cuerpo y sus instintos se mueven con la misma libertad y leyes de la naturaleza. Esta línea poética no la abandonó pero sus obras siguientes están teñidas por preocupaciones políticas y sociales, como Línea de fuego (1978), Truenos y arco iris (1982) y De la costilla de Eva (1987), en la que muestra una clara conciencia de mujer y reflexión sobre la condición de las mujeres en la sociedad. Los mismos planteamientos se ven en sus novelas: Amor insurrecto (1987),La mujer habitada (1988) y Sofía de los presagios (1991).

RECORRIÉNDOTE
Quiero morder tu carne,
salada y fuerte,
empezar por tus brazos hermosos
como ramas de ceibo,
seguir por ese pecho con el que sueñan mis sueños
ese pecho-cueva donde se esconde mi cabeza
hurgando la ternura,
ese pecho que suena a tambores y vida continuada.
Quedarme allí un rato largo
enredando mis manos
en ese bosquecito de arbustos que te crece
suave y negro bajo mi piel desnuda
seguir después hacia tu ombligo
hacia ese centro donde te empieza el cosquilleo,
irte besando, mordiendo,
hasta llegar allí
a ese lugarcito
-apretado y secreto-
que se alegra ante mi presencia
que se adelanta a recibirme
y viene a mí
en toda su dureza de macho enardecido.
Bajar luego a tus piernas
firmes como tus convicciones guerrilleras,
esas piernas donde tu estatura se asienta
con las que vienes a mí
con las que me sostienes,
las que enredas en la noche entre las mías
blandas y femeninas.
Besar tus pies, amor,
que tanto tienen aun que recorrer sin mí
y volver a escalarte
hasta apretar tu boca con la mía,
hasta llenarme toda de tu saliva y tu aliento
hasta que entres en mí
con la fuerza de la marea
y me invadas con tu ir y venir
de mar furioso
y quedemos los dos tendidos y sudados
en la arena de las sábanas.




ABANDONADOS

Tocamos la noche con las manos
escurriéndonos la oscuridad entre los dedos,
sobándola como la piel de una oveja negra.
Nos hemos abandonado al desamor,
al desgano de vivir colectando horas en el vacío,
en los días que se dejan pasar y se vuelven a repetir,
intrascendentes,
sin huellas, ni sol, ni explosiones radiantes de claridad.
Nos hemos abandonado dolorosamente a la soledad,
sintiendo la necesidad del amor por debajo de las uñas,
el hueco de un sacabocados en el pecho,
el recuerdo y el ruido como dentro de un caracol
que ha vivido ya demasiado en una pecera de ciudad
y apenas si lleva el eco del mar en su laberinto de concha.
¿Cómo volver a recapturar el tiempo?
¿Interponerle el cuerpo fuerte del deseo y la angustia,
hacerlo retroceder acobardado
por nuestra inquebrantable decisión?
Pero... quién sabe si podremos recapturar el momento
que perdimos.
Nadie puede predecir el pasado

cuando ya quizás no somos los mismos,
cuando ya quizás hemos olvidado
el nombre de la calle
donde
alguna vez
pudimos
encontrarnos.


EN LA DOLIENTE SOLEDAD DEL DOMINGO...

Aquí estoy,
desnuda,
sobre las sábanas solitarias
de esta cama donde te deseo.
Veo mi cuerpo,
liso y rosado en el espejo,
mi cuerpo
que fue ávido territorio de tus besos;
este cuerpo lleno de recuerdos
de tu desbordada pasión
sobre el que peleaste sudorosas batallas
en largas noches de quejidos y risas
y ruidos de mis cuevas interiores.
Veo mis pechos
que acomodabas sonriendo
en la palma de tu mano,
que apretabas como pájaros pequeños
en tus jaulas de cinco barrotes,
mientras una flor se me encendía
y paraba su dura corola
contra tu carne dulce.
Veo mis piernas,
largas y lentas conocedoras de tus caricias,
que giraban rápidas y nerviosas sobre sus goznes
para abrirte el sendero de la perdición
hacia mi mismo centro,
y la suave vegetación del monte
donde urdiste sordos combates

coronados de gozo,
anunciados por descargas de fusilerías
y truenos primitivos.
Me veo y no me estoy viendo,
es un espejo de vos el que se extiende doliente
sobre esta soledad de domingo,
un espejo rosado,
un molde hueco buscando su otro hemisferio.
Llueve copiosamente
sobre mi cara
y sólo pienso en tu lejano amor
mientras cobijo
con todas mis fuerzas,
la esperanza.

LA FRASE DEL DÍA

Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección.
Antoine de Saint-Exupery

martes, 13 de octubre de 2009

VACÍO DE ESPERAS por LILIANA SAVOIA


Una ausencia inevitable
pesa en el ambiente
El café se detiene
en el borde de la taza.
No hay aroma
del otro lado del viento.
La melodía empastada de murmullos
se instala
en tu silla,
ahí, donde tu sombra dibujaba
figuras chinescas, y,
la madera cantaba viviente
bajo tu risa.
El reloj se detiene caprichoso
en la hora exacta
de tu llegada.
El instante arde y no es tuyo
Se convierte en cenizas
de un fuego
que el deseo ya no quiere
encender.
                                         Liliana Savoia

La frase del día

"El arte es el espejo mágico hecho para reflejar los ensueños invisibles.Se emplean los espejos para verse la cara, se emplea el arte para verse el alma. "
George Bernard Shaw

lunes, 12 de octubre de 2009

OCTAVIO PAZ (algunos poemas)


DOS CUERPOS
Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos olas
y la noche es océano.
Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos piedras
y la noche desierto.
Dos cuerpos frente a frente
son a veces raíces
en la noche enlazadas.
Dos cuerpos frente a frente
son a veces navajas
 y la noche relámpago.
                                                                                                              

                                                                      COMO QUIEN OYE LLOVER

Óyeme como quien oye llover,
ni atenta ni distraída,
pasos leves, llovizna,
agua que es aire, aire que es tiempo,
el día no acaba de irse,
la noche no llega todavía,
figuraciones de la niebla
al doblar la esquina,
figuraciones del tiempo
en el recodo de esta pausa,
óyeme como quien oye llover,
sin oírme, oyendo lo que digo
con los ojos abiertos hacia adentro,
dormida con los cinco sentidos despiertos,
llueve, pasos leves, rumor de sílabas,
aire y agua, palabras que no pesan:
lo que fuimos y somos,
los días y los años, este instante,
tiempo sin peso, pesadumbre enorme,
óyeme como quien oye llover,
relumbra el asfalto húmedo,
el vaho se levanta y camina,
la noche se abre y me mira,
eres tú y tu talle de vaho,
tú y tu cara de noche,tú
y tu pelo, lento relámpago,
cruzas la calle y entras en mi frente,
pasos de agua sobre mis párpados,
óyeme como quien oye llover,
el asfalto relumbra, tú cruzas la calle,
es la niebla errante en la noche,
como quien oye llover
es la noche dormida en tu cama,
es el oleaje de tu respiración,
tus dedos de agua mojan mi frente,
tus dedos de llama queman mis ojos,
tus dedos de aire abren los párpados del tiempo,
manar de apariciones y resurrecciones,
óyeme como quien oye llover,
pasan los años, regresan los instantes,
¿oyes tus pasos en el cuarto vecino?
no aquí ni allá: los oyes
en otro tiempo que es ahora mismo,
oye los pasos del tiempo
inventor de lugares sin peso ni sitio,
oye la lluvia correr por la terraza,
la noche ya es más noche en la arboleda,
en los follajes ha anidado el rayo,
vago jardín a la deriva
entra, tu sombra cubre esta página.



TOCA MI PIEL

Toca mi piel,
de barro, de diamante,
oye mi voz en fuentes subterráneas,
mira mi boca en esa lluvia oscura,
mi sexo en esa brusca sacudida
con que desnuda el aire los jardines.
Toca tu
desnudez en la del agua,
desnúdate de ti, llueve en ti misma,
mira tus piernas como dos arroyos,
mira tu cuerpo como un largo río,
son dos islas gemelas tus dos pechos,
en la noche tu sexo es una estrella,
alba, luz rosa entre dos mundos ciegos,
mar profundo que duerme entre dos mares.
Mira
el poder del mundo:
reconócete ya, al reconocerme.

OCTAVIO PAZ (reseña biográfica)


SINTESIS BIOGRAFICA

Nació el 31 de marzo de 1914 en Mixcoac (Distrito Federal de México). Su padre era Octavio Paz, que había participado en la Revolución Mexicana
Su primer poema “Cabellera”, lo publicó a la edad de 17 años. A
partir de esa época, comenzó la creación y colaboración con revistas literarias,
siendo la primera “Barandal”, y luego, “Cuadernos del Valle de México”.
En 1933, apareció su primer poemario “Luna Silvestre”.
En 1937, ocupó el cargo de profesor rural en Yucatán,donde contrajo enlace con la escritora Elena Garro. Ese año viajó a España, durante la Guerra Civil Española, y participó junto a su esposa en el Congreso de Escritores Antifascistas celebrado en Venecia, publicando “Bajo tu clara sombra y otros poemas sobre España”, “Perfil del Hombre” y “No pasarán”. De esa época data su contacto con el poeta Pable Neruda.
Regresó a México en 1938, y colaboró en la creación del diario “El Popular”, siendo su redactor jefe. Ese mismo año, fundó la revista “Taller”, en colaboración con Efraín Huerta y Rafael Solana, donde pudieron expresarse jóvenes escritores españoles exiliados en México.
En 1939 publicó “A la orilla del mundo” y “Noche de resurrecciones”.
En 1940, junto a Xavier Villaurrutia fundó la revista “El hijo pródigo”.
La poesía inglesa llegó a su conocimiento a través de un viaje que realizó a Estados Unidos en 1944, al serle concedida la beca Guggenheim.
Entre 1946 y 1952, fijó su residencia en París, al ingresar al servicio Exterior Mexicano. Allí, conoció varias personalidades como André Bretón y Albert Camus. Sus ideas, bajo tales influencias se inclinaron hacia
posiciones antimarxistas y surrealistas. En este período nacieron las siguientes obras: “Libertad bajo palabra” (1949), “Piedra de sol”, “El laberinto de la soledad” (1950), “¿Águila o sol?” (1951) y en 1956 “El arco y la lira”.
El pensamiento oriental, de gran influencia en su creación le fue revelado a través de sus viajes a la India y Japón que realizó en 1951 y 1952, respectivamente.
En 1955, fundó “Poesía en voz alta”, grupo que consolidó con la colaboración de Leonora Carrington, Juan Soriano y Juan José Arreola. Colaboró con la “Revista mexicana de literatura” y con “El corno emplumado”.
En 1956 escribió una obra de teatro: “La hija de Rapaccini”. Ese mismo año fue galardonado con el premio Xavier Villaurrutia.
Regresó a Francia en 1960, y en 1962, fue nombrado embajador de México en la India. De este período, pueden destacarse: “Salamandra” y “Ladera este”.
En 1965, publicó un ensayo dedicado a cuatro poetas destacados: Luis Cernuda (español), Fernando Pessoa (portugués), Ramón López Velarde (mexicano) y Rubén Darío (nicaragüense).
En 1966 y 1967, respectivamente, surgen “Puertas al campo” y “Corriente alterna”.
El 2 de octubre de 1968, se produjo en México la matanza de estudiantes, y esto motivó su renuncia al cargo de embajador como acto de protesta.
Regresó a México en 1971, donde creó la revista “Plural”.
Publicó un poema en prosa “El mono gramático”, posteriormente “Los hijos del limo” (1974), “Pasado en claro” (1975) y en 1976, nace la revista Vuelta”, de gran difusión y prestigio.
En 1979, surge una obra política “El ogro filantrópico”.En 1981 se lo condecoró con el Premio Cervantes.
En 1982 publicó “Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe”, en 1983 “Tiempo nublado” y“Sombras de obras”, en 1984 “Hombres en susiglo”, en 1987 “Árbol adentro”, en 1990“Pequeña crónica de grandes días” y“La otra voz”, distinguiéndoselo en ese año con el Premio Nobel de Literatura.
Entre 1991 y 1995 surgen: “Convergencias”, “Al paso”, “La llama doble”, “Itinerario” y “Vislumbres de la India”.
Tras una larga enfermedad, falleció en la ciudad de México, el 20 de abril de 1998.
Es un poeta de todas las horas. Prevalece en sus poemas la madurez del día,madurez gozosa que se identifica con el encuentro y el abrazo nupcial de lapareja. Paz, es el poeta de las nupcias: en sus textos líricos copulan el cieloy la tierra, el hombre y la mujer, los animales, los astros, las plantas, las palabras, y copulan alegre y satisfactoriamente. A través del amor y el erotismo, Paz descubre y puebla un mundo en el que el hombre y la mujer luchan,se despedazan y surgen nuevamente de sus cenizas.

sábado, 10 de octubre de 2009

TRES POEMAS DE OLIVERIO GIRONDO


12

Se miran, se presienten, se desean,
se acarician, se besan, se desnudan,
se respiran, se acuestan, se olfatean,
se penetran, se chupan, se demudan,
se adormecen, despiertan, se iluminan,
se codician, se palpan, se fascinan,
se mastican, se gustan, se babean,
se confunden, se acoplan, se disgregan,
se aletargan, fallecen, se reintegran,
se distienden, se enarcan, se menean,
se retuercen, se estiran, se caldean,
se estrangulan, se aprietan, se estremecen,
se tantean, se juntan, desfallecen,
se repelen, se enervan, se apetecen,
se acometen, se enlazan, se entrechocan,
se agazapan, se apresan, se dislocan,
se perforan, se incrustan, se acribillan,
se remachan, se injertan, se atornillan,
se desmayan, reviven, resplandecen,
se contemplan, se inflaman, se enloquecen,
se derriten, se sueldan, se calcinan,
se desgarran, se muerden, se asesinan,
resucitan, se buscan, se refriegan,
se rehúyen, se evaden y se entregan.



                                                      "Cansancio" óleo de Jose Luis Fuentetaja

CANSANCIO


Cansado.
¡Sí!
Cansado
de usar un solo bazo,
dos labios,
veinte dedos,
no sé cuántas palabras,
no sé cuantos recuerdos,
grisáceos,
fragmentarios.


Cansado,
muy cansado
de este frío esqueleto,
tan púdico,
tan casto,
que cuando se desnude
no sabrá si es el mismo
que usé mientras vivía.


Cansado.
¡Sí!
Cansado
por carecer de antenas,
de un ojo en cada omóplato
y de una cola autentica,
alegre
desatada,
y no este rabo hipócrita,
degenerado,
enano.


Cansado,
sobre todo,
de estar siempre conmigo,
de hallarme cada día,
cuando termina el sueño,
allí, donde me encuentre,
con las mismas narices
y con las mismas piernas;
como si no deseara
esperar la rompiente con un cutis de playa,
ofrecer, al rocío, dos senos de magnolia,
acariciar la tierra con un vientre de oruga,
y vivir, unos meses, adentro de una piedra.




NOCTURNO



Frescor de los vidrios al apoyar la frente en la ventana.
Luces trasnochadas que al apagarse nos dejan todavía más solos.
Telaraña que los alambres tejen sobre las azoteas.
Trote hueco de los jamelgos que pasan y nos emocionan sin razón.
¿A qué nos hace recordar el aullido de los gatos en celo,
y cuál será la intención de los papeles
que se arrastran en los patios vacíos?
Hora en que los muebles viejos aprovechan para sacarse las mentiras,
y en que las cañerías tienen gritos estrangulados,
como si se asfixiaran dentro de las paredes.
A veces se piensa,
al dar vuelta la llave de la electricidad,
en el espanto que sentirán las sombras,
y quisiéramos avisarles
para que tuvieran tiempo de acurrucarse en los rincones.
Y a veces las cruces de los postes telefónicos,
sobre las azoteas,
tienen algo de siniestro
y uno quisiera rozarse a las paredes,
como un gato o como un ladrón.
Noches en las que desearíamos
que nos pasaran la mano por el lomo,
y en las que súbitamente se comprende
que no hay ternura comparable
a la de acariciar algo que duerme.

OLIVERIO GIRONDO (biografíco)

Reseña biográfica

Poeta argentino nacido en Buenos Aires en 1891, en el seno de una familia adinerada que le procuró una esmerada educación en importantes centros educativos europeos
Termina sus estudios juveniles de regreso a Buenos Aires y principia su actividad literaria. Comienza la carrera de Derecho y acuerda con sus padres no abandonar la carrera si consienten financiarle visitas periódicas a Europa en período vacacional. De esta manera, se hacen más frecuentes los viajes a Europa y en ellos entabla relaciones literarias y amistosas con poetas y artistas del continente europeo, que le introducen en los diversos círculos de las nuevas corrientes estéticas.

Publicó en 1922 su primer libro de poemas, «Veinte poemas para ser leídos en el tranvía», seguidos luego por «Calcomanías» en 1925, «Espantapájaros» en 1932, «Persuasión de los días» en 1942, «Campo nuestro» en 1946 y «En la masmédula» en 1954, obra que constituye en su trabajo más audaz en el campo de la poesía.
En 1943, después de una duradera relación, Oliverio Girondo y Norah Lange deciden contraer matrimonio
Al iniciarse la década de los años cincuenta, guiado por su interés en las artes plásticas, incursionó en la pintura con una marcada tendencia surrealista, gracias a su profundo conocimiento de la pintura francesa.
En 1961 sufrió un grave accidente que le disminuyó sus condiciones físicas. En 1965 viajó por última vez a Europa y a su regreso a Buenos Aires, falleció en 1967. ©